martes, 4 de julio de 2017

Escúpelo: Crónicas en negro sobre el porno en España

Lo que hoy traigo es más una recomendación que una crítica.

Hace tiempo que mi cabeza pide a gritos leer no ficción. Yo me resisto un poco, claro, porque tengo tres novelas a medias que debo que terminar antes de empezar a leer nada más, y eso me desespera. Pero también os digo una cosa: sois unos ñoños del coño, de verdad, a ver si os metéis las tramas románticas por el culo, que no hacen tanta falta.

Total, que en esas estaba yo, resistiéndome a mis ganas de divertirme con la lectura de nuevo, cuando un colega me pasa un artículo sobre este libro:


Como a mi, además de todo esto que os he contado, el tema me interesa bastante, no pude evitar empezarlo. Y es que si encima, me lo ponen gratis y a un click de la descarga ¿qué más queréis? En el fondo solo me faltaba una buena excusa para retrasarme un poco más con las siguientes críticas.


A mi todo lo relacionado con el deseo sexual me fascina, independientemente de si es de mi gusto o no. Tal vez porque tengo una curiosidad bastante insana, que es la misma, por cierto, que me lleva a leer los pedazos de cáncer de sida que escribís y tenéis el atrevimiento de enviarme.

Me permito, antes de continuar, haceros un par de recomendaciones, por si alguno de los que me leéis comparte conmigo este interés:

El documental francés: Sex in the comix. Cuando TVE emitió este documental sobre el sexo en los cómics, me quedé hasta las tantas viéndolo, aunque sabía que al día siguiente, si quería, podía verlo en su web a unas horas más normales (cosa que también hice). Actualmente lo han quitado de su web, pero alguien tuvo la bondad de subirlo a Youtube. 


El artículo “LA VENUS DEL CENAGAL CONTRA LOS ANILLOS DE PENE NAZIS
(Algunos pensamientos sobre la pornografía)”, de Alan Moore, cuya traducción podéis encontrar en la web frog2000. Son tres partes. Largo, sí, pero si de verdad os gusta el tema tanto como a mi, os prometo que merece la pena, aunque no estéis del todo de acuerdo con lo que dice. Parte1, Parte2, Parte3.

Como veis, uno de mis medios favoritos es el cómic, por ser un medio visual que no depende tanto del presupuesto, ni las exigencias del público, y por lo tanto tiene muchos menos límites que otros. Pero también curioseo a menudo en Amazon, buscando la literatura erótica más friki o me doy algún paseo por tablones de imágenes chungos buscando fanarts o simples dibujos, cosa que a menudo me hace replantearme que narices estoy haciendo con mi vida y cómo y por qué llego a esos sitios. Muchas veces es dificil saber si la mayoría de esas cosas que encuentro podrían realmente excitar a alguien o son simple humor zafio (o ambas cosas a la vez). Lo que me recuerda que un día tengo que hacer un post sobre esto de la literatura erótica en Amazon. 

Puede que os sorprenda, pero este género es muy popular en realidad

Lo que vengo a decir, es que a mi me interesa especialmente analizar que fantasías tiene la gente y por qué, sobre todo si me resultan extrañas y veo que son compartidas por un número relevante de personas a lo largo del mundo. Irremediablemente, esto me llevaba a terminar poniendo el ojo en lo más consumido: el porno con actores y actrices de carne y hueso; ese que cualquier hijo de vecino puede encontrar en portales con Pornhub, Xvideos o Youporn.

La verdad, el porno de este tipo me resulta tremendamente aburrido. Cualquiera que le haya echado un vistazo se ha dado cuenta, seguro: es para tios, siempre; y me da igual que haya tias que lo vean. Está dirigido al placer masculino, es repetitivo, y se enfocan los genitales y los culos de manera super burda: “¡Oh! ¡Mira! Un ano! ¡No había visto uno en toda mi puta vida!, ¡Qué excitante!”

Pero hay algo más, algo que me echa para atrás y hasta me hace sentir cierto rechazo, y es precisamente el hecho que lo separa de la literatura y el cómic eroticos: lo protagonizan personas de verdad.

Tal vez algunos no entendáis porque esto me incomoda, pero entonces, ¿os habéis parado a pensar alguna vez que coño hay detrás de todo eso? ¿De esa chica a la que le están reventando el culo a saco y que grita de esa manera, como si le hicieran mucho daño? ¿Y si ese grito es real? ¿Estamos seguros de que hay verdadera libertad de elección ahí? Lo pregunto porque, en serio, me resulta dificil creer que exista gran cantidad de gente que haya visto algunos de los videos que he encontrado y se haya hecho una manola alegremente sin pensar en todo eso.

Mi postura respecto a la prostitución está clara: no debería existir. ¿Pero que pasa con el porno? En el porno todo es mentira ¿no? Porque veamos, algunas actrices nos han dicho que les encanta su trabajo, que realmente hay una forma buena de hacerlo, porno feminista lo llaman. Y si quería saber de que iba realmente el asunto debía leerlas a ellas, a las defensoras de ese concepto.

La visión del porno que la actriz Amarna Miller, o la directora Erika Lust pregonan, parece muy glamurosa y empoderante. Te venden que al aportar una visión femenina de la sexualidad, en cierta forma se ayuda a anular la heteronormatividad obligatoria, y plantea alternativas. Cosa que podría ser cierta. Si observamos el caso del cómic o la literatura, vemos que, al menos en esos medios, hay mujeres creando contenidos interesantes alejados de la norma en muchos casos, en otros... bueno, no, recordemos que nosotras tampoco somos inmunes a años de referentes mierderos, y aquí nadie puede deconstruir su deseo a la fuerza. Es un proceso largo que no se puede forzar, solo aportar lo que cada una tenemos, crear lo que nos pone y no encontramos en otro sitio.

Pero a mi las cosas no me terminaban de cuadrar. Siguen estando el problema de que ya no nos limitamos a plasmar escenas en un papel. ¿Qué pasa en el porno feminista con las personas que encarnan a los personajes? No se puede olvidar el hecho de que el porno de ese tipo se crea unicamente con el fin de obtener beneficios económicos ligados al deseo de un consumidor, que por más que lo disfrace, sigue buscando lo que busca. Entonces, ¿es rentable, en realidad, que el público que se busque sea mayoritariamente femenino? ¿Cuantas de esas mujeres que buscan algo alternativo escogen el porno de ese tipo? ¿Cuantas de ese porcentaje, a su vez, encontraran atractivo el estilo de Lust? ¿Y las condiciones de trabajo? ¿Cambian en algo? Veo Purple Washing por un tubo, ya me perdonareis.

Aun así, siempre he considerado interesante escuchar el discurso desde dentro, sin embargo me faltaban una mirada más critica sobre el tema, y por eso este libro me llamó tanto la atención. No voy a mentir, a mi me hubiera gustado que fuera una actriz en activo quien lo denunciara, pero ¿cómo esperar que alguien a la que esto sigue dándole de comer se pronuncie?

Más allá de las moralina, hay algo en este tipo de porno que huele mal. Porque si en un contexto capitalista no hay forma de que me crea que hay industria sin explotación, tampoco iba a creermelo para este caso.

Hace poco le comentaba a un amigo mio “la prostitución no es igual que el porno, creo que hay forma de hacer porno de forma ética”. Después de leer esta versión del asunto, me temo que actualmente, debo descartar la primera parte, y matizar más sobre la segunda. ¿Hay forma ética de hacer porno? Tal vez, pero definitivamente no en un contexto machista y capitalista como el actual. Y sobre la primera parte: no es que el hecho de grabar un escena sea exactamente prostitución, es que simplemente ambos mundos se tocan y fusionan de una manera que me parece mentira que hasta el momento haya obviado.

Escúpelo: crónicas en negro sobre el porno en España, nos muestra un lado mucho más oscuro y sórdido del asunto. No esperéis nada parecido a esos documentales donde un presentador baboso se dedica a mirar culos mientras viaja de un sitio a otro, enseñando al público lo “frikis” que pueden llegar a ser algunos a la hora de excitarse; o donde Samanta Villar crea hype haciendo creer a todo el mundo que va a protagonizar una porno, cuando en realidad se limita a hacer el idiota y poner caras detrás de las camaras.

El autor nos ofrece su visión personal desde dentro, la de un simple observador detrás de las camaras, en un casting porno de cuatro días en Mallorca. Vemos el lado más crudo, sórdido y en cierta forma triste de la industria: explotación laboral, drogas, violaciones, prostitución, los riesgos de contraer una ETS, sexualidades insanas y un largo etc de pura mierda, que al parecer nos han intentado vender muchas veces revestida con purpurina lila. Ya nos lo avisan al principio: no es un libro que vaya a excitaros, para nada, no es el fin, ni tan siquiera como recurso para amenizarlo. Simplemente no tendría sentido.

Lo que si os puedo garantizar es que os va a enganchar. Yo, al menos, lo he devorado. El estilo es limpio y ameno, las entrevistas a los diferentes protagonistas de esta historia están perfectamente integradas, y el resultado de las mismas es muy interesante. Y encima es gratis, ¡maldita sea! Y no me vengáis con que si es gratis o muy barato, no vale nada, porque entonces no se que carajos hacéis en este blog.

Los motivos por los que esta obra no ha sido editada no los tengo muy claros. Algunos dicen que había intereses en contra de ello. Yo sobre eso no puedo decir nada, tal vez sea algo conspi, o tal vez no tanto. Lo que os puedo asegurar es que por falta de calidad seguro que no ha sido. Eso sí, inevitablemente, la falta de edición profesional hace que aun haya algunas erratas, pero no son demasiado molestas.

No creo que nadie quede bien retratado en ese libro, incluso en las últimas páginas el propio autor pide disculpas por “haber sido una pieza de esto” y “por cada letra” que ha “tecleado a favor de este gran circo”. En ese mismo punto, también he encontrado algo más que me ha llamado la atención y no acabo de entender: él dice creer en “el entendimiento entre una postura progresista y un neoliberalismo responsable”, cuando precisamente ese neoliberalismo es el que ha generado ese “envoltorio” que rodea al porno, y que el mismo señala como el verdadero problema, pero bueno....

Pienso que un libro así era necesario, y os animo a que le deis una oportunidad. Aquí os dejo un link, por si quereís apoyar este proyecto economicamente y algunas reseñas del libro. Como bonus track también os enlazo una entrevista al autor, y otra del propio Ismael a Amarna Miller.


Otras reseñas:

En Riot and Roll: https://www.riotandroll.com/single-post/2017/06/01/Un-reportaje-que-revela-el-lado-oculto-del-porno-en-Espana

En Valencia Plaza: http://www.valenciaplaza.com/no-lo-llames-porno-llamalo-prostitucion

Bonus Track:

Entrevista de Ismael López Fauste a Amarna Miller: http://www.zgrados.com/llamalo-x-mi-encuentro-con-amarna-miller/

Estrevista en TudelaHOY (Radio) a Ismael López: http://www.tudelahoy.com/articulo/cultura-ocio/escupelo-cronicas-negro-porno-espana/20170620184403012810.html

Actualización: Acabo de ver que los enlaces de descarga al libro han sido retirados. He preguntado a Riot and Roll y al propio Ismael, el autor, y me han dicho que han tenido que retirar el libro de todos sitios por amenazas. Esperemos que pronto esté de nuevo disponible.


3 comentarios:

  1. El otro día me quemé en Netflix un par de documentales al respecto. El primero hablaba sobre chicas de Europa oriental que viajaban a California para unirse a la industria del porno, sus condiciones deplorables de vida y sus fricciones con las actrices americanas.
    El otro era sobre niñas asiaticas engañadas para participar en esta industria. supongo que si complemento con este libro le perderé el gusto a todo el porno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este se centra sobre todo en España, pero si menciona de pasada la industria porno estadounidense y a las chicas que vienen de Europa oriental. A mi para lo que me ha venido muy bien es para ver que ni aquí, que en comparación con otros paises los actores y actrices son privilegiados, las cosas son tan guays como nos las han pintado, que han llegado a negar hasta la trata dentro de la industria.

      Eliminar
  2. Por eso no hay nada como el homemade, sexo real, de gente que lo hace porque le gusta y no porque tiene que llevar un billete para el guiso.

    ResponderEliminar

¿Vas a dejar esto sin réplica?