sábado, 20 de mayo de 2017

La verdad sobre "La ballena azul" parte 2: Cuando los adultos nos comportamos como una panda de gilipollas

Escena del capítulo de la Rosa de Guadalupe sobre el reto de la ballena... sí, en serio...

Si has llegado hasta aquí, supongo que tienes ya una idea de en que consiste el famoso juego de la ballena azul, así que me voy a ahorrar la explicación. Pero para quien aun no haya leído la primera parte de estos post, recuerdo: ES UN BULO. Así que lo peor de todo esto, no es el reto en sí, es la bola de mierda que ha estado formando alrededor de él desde que todo esto estalló.

Como ya he comentado, uso mucho Wattpad, estoy en tropecientos grupos, y lo que más abunda en ellos son chavales de entre trece y veinte años. Así que no es de extrañar, que el infame reto de la ballena azul haya inundando mi timeline, con todo tipo de reacciones que pueden dividirse claramente en tres: adultos muy preocupados, adultos que llaman "pendejos" a los suicidas adolescentes, y adolescentes que se toman el tema a broma o muestran un morboso interés ¿Quién los culparía?

A mi el tema me tenía ya algo mosca, porque sonaba a oscura leyenda urbana, hasta que me topo con que "medios serios" están difundiendo la noticia.

Lo hacen con tanto bombo que empiezo a dudar. Algunos detalles siguen sin cuadrarme, pero empiezo a preguntarme si detrás de toda esta bola de información podría haber algo real.

Comienzo a buscar en redes sociales, mirando estados con la etiqueta "i'm a whale", y me encuentro con dos tipos de publicaciones: las paternalistas y las troll.

Las paternalistas son, con diferencia, las más asquerosas; y su máxima expresión, son lo que yo llamo, las ballenas de colores:



Me encantaría que alguien me explicara en que momento se le ha ocurrido que minimizar los problemas de los adolescentes suicidas va a ser de ayuda.

"Oye, rata en plena efervescencia hormonal, que dicen por ahí que te quieres suicidar, y quiero que sepas que me repugnas. No se una mierda de lo que es sentirse así, mi adolescencia y mi infancia han sido privilegiadas, así que las tuyas seguro que también lo han sido, ¡que coño! Los abusos a menores no existen, el bullying es "lo que ha pasado toda la vida y no nos quejábamos", y que tu entorno familiar sea peor que lamer el pus de los granos del culo de un mandril con soriaris me importa tres cojones, te quejas de vicio ¡Ala a fregar!, mierdecilla con acné".


¡Hostias! Gracias Polisia, no había caído en eso. Osea, ¿qué si te mueres estás muerto y no puedes hacer cosas de vivo? Gracias, joder, me habeis vuelto a salvar la puta vida.


De verdad os lo digo, viendo como los adultos nos comportamos a veces con ellos, no me extraña que más de uno se plantee el suicidio como alternativa a crecer y convertirse en un adulto condescendiente y cabrón, como los que le rodean.

Dentro de esta misma categoría, podemos encontrar otra forma de paternalismo, tal vez algo menos tóxica (aunque tampoco mucho), pero igual de idiota: la buenrollera.


"No te suicides, tontis, mejor conviértete en un puto teletubi que cague confeti y mee sirope de fresa ¡Embadurna el mundo de positividad y diabetes, pequeño cabroncete!"

Y ahora vamos con los post troll.

Irónicamente, estos demuestran que algunos adolescentes se lo han tomado con más madurez que nosotros, porque se limitan a bromear con el tema. Y antes de que salte algún escandalizado, voy a volver a explicar lo que he explicado ya hasta la saciedad: hacer humor de un tema jodido NO ES MALO, lo que importa es el contexto.

Veamos, a mi hay ciertas bromas sobre el suicidio que me parecen inaceptables, ¿sabéis cuales? Las que se burlan de personas concretas, que están viviendo esa situación, y van a ser destinatarias de la broma. Por ejemplo, robar un estado de facebook de una persona que ha puesto una foto cortándose, no es gracioso, es de hijos de puta; básicamente porque añades una presión más sobre ella. Eso NO ES UNA BROMA, ES ACOSO Y HUMILLACIÓN. Pero bromear sobre el suicidio en general no lo es, y, lo más importante: plantéate si esa persona que frivoliza con ello, en realidad está valiéndose del humor para quitar hierro, o descargarse del propio infierno personal que él mismo está sufriendo o ha sufrido, cabronazo moralista.




Fijaos bien, porque mientras los chistecitos de mierda de antes, en plan "¡Ala a fregar, niño!", tienen un subtexto condescendiente, que reduce toda la problemática del suicido a falta de disciplina y estupidez juvenil, los propios adolescentes, esos por los que tanto tememos, se burlan del propio reto, lo ridiculizan. Ya no es algo cool, es algo de lo que cachondearse.

Casi todos los estados que he revisado con la etiqueta de "soyunaballena", "ballenaazul" o "imawhale" eran chavales gastando una broma de mal gusto a sus contactos.

Nadie se suicida por un simple juego o moda. La gente se suicida por que su vida es una puta mierda y no saben o no pueden lidiar con ello, y punto. Y no, joder, no los vais a rescatar de eso mandándolos a fregar o diciéndoles que dibujen ballenas rositas en una puta hoja de papel, ¡pedazo de bestias! ¿Qué tal si los escucháis de vez en cuando? ¿Qué tal si dejáis de hacer la vista gorda cuando otros adolescente o adultos les hagan la puñetera vida imposible? ¿Qué tal si agarráis esa puta manía de despreciar sus sentimientos y preocupaciones y os la metéis por el culo, por ejemplo?

¿Qué ha generado todo este revuelo por el tema del reto de la ballena azul?

Pues, evidentemente, un morbo y un interés que antes de todo esto no estaba. Ya comenté que el puñetero reto de marras, es un simple bulo, pero ahora, gracias al revuelo, las páginas, grupos e historias de wattpad sobre el tema no paran de salir como setas. Y muchos se acercan a ellas por curiosidad. Pero no hay nadie controlando a adolescentes para que hagan todas esas pruebas, ni que pueda ir a su casa a matarlos a ellos y a sus padres. Los adolescentes que se meten a preguntar a esos grupos, tampoco quieren suicidarse, lo que quieren es saber más y punto.

Pero si lo que os preocupa es la clase de contenidos a los que están expuestos, aquí viene la mala noticia: No podéis hacer absolutamente nada para impedirles acceder a ello. Y se de lo que hablo, fui niña y adolescente con acceso a Internet. Uno mucho más limitado que el de ahora. Durante muchos años ni soñaba con la tarifa plana, Internet en el móvil era una utopía, y tenía que pedir permiso a mis padres para usar el único ordenador de la casa. Poca gente conozco a la que hayan controlado más el acceso a Internet que a mi. Y aun así, a los 14 años ya había visto desde gente comiendo mierda, en los ordenadores del cole (cortesía de mis compañeros de entonces), hasta tías metiéndose ratones por el coño (a una de mis amigas le parecía muy divertida la imagen y nos la enseñó en el ordenador de su casa). Como veis, mis padres poco podían hacer para evitar que usara Internet fuera de casa.

A parte, el único motivo por el que accedíamos a esas cosas, era porque NO ESTABA PERMITIDO.

No sirve de nada intentar cortarles el acceso, o insistir en que no accedan a determinados sitios. Es más, igual ni se les había ocurrido y tu les estas dando la idea (como es el caso de la puñetera ballena de los cojones). Enseñadles a enfrentarse a esos contenidos, a cuestionarlos, y sobre todo, no les deis esas advertencias histriónicas, dándole más importancia y morbo al asunto. Casi con toda seguridad van a ver cosas que no querríais que vieran, y que no son adecuadas para su edad, pero es mucho menos probable que las busquen activamente si no les recordáis a todas horas lo inadecuadas que son para ellos.

Comentario en Youtube sobre el capítulo de La Rosa de Guadalupe (lamentablemente el video ya no está disponible, XD)



1 comentario:

  1. Y yo tan gracioso que me creí haciendo mi propia versión del reto que incluia uso inapropiado de la fruta y evasión fiscal

    ResponderEliminar

¿Vas a dejar esto sin réplica?