miércoles, 8 de abril de 2015

Crítica especial: El reto del centauro conspiranoico con síndrome de Touret de Jesus Cernuda, por Daniela Thann


¡Te vas a cagar, Zeus!

Hace unas cuantas semanas ya, uno de nuestros más fervientes seguidores, ebrio de confianza (y de
algo más, tal vez), nos pidió que le retásemos proponiéndole una situación y un personaje para que él hiciese un relato corto con ellos. Nos prometió que nos sorprendería y que estaría a la altura (no sé a qué altura es eso, pero bueno). Lamentablemente, cuando el pobre vio lo que se le venía encima, digamos que... cambió de opinión.

Aún así nos prometió el relato y aquí estamos, una vez más, en la pluma insolente, a punto de destripar otra de vuestras magnas obras.

Lo siento Jesus, esto me va a doler más a mí que a ti... ¡MENTIRA!


Bien, como habéis podido ver en las capturas anteriores, el reto consistía en hacer un relato corto sobre un centauro conspiranoico con síndrome de Touret que va a hacer un ingreso al banco.

Algunos diréis “¡qué hija de puta!”, pues paso de vosotros. El reto no era complicado, bastaba con dejar volar un poco la imaginación. No era un reto para lucirse con la prosa, no era un reto para demostrar una gran profundidad filosófica y ni mucho menos era un reto para hacer otra cosa que no fuera algo surrealista y/o cómico.


-...Estás muy colgada, ¿Se puede saber qué narices buscabas entonces, enferma?.-Me dice Hermann con una copa de whisky de la marca del dedo p'arriba en la mano.

Buena pregunta, mi estimada flatulencia mental. Pues veréis, (y agarraos y tened paciencia porque es algo largo de desarrollar) si habéis leído ya algunas de mis críticas veréis que yo concedo una importancia especial a la historia. Para mí una buena historia está por encima de todo lo demás. Le sigue que el texto sea ameno y por último el mensaje implícito del texto, que en algunos casos lo considero hasta opcional.

Se puede hacer una historia interesante con casi cualquier cosa. Un proceso muy útil para crearla es partir de una situación y hacerse muchas preguntas:

¿Quién es nuestro personaje?
¿Qué ha llevado a nuestro personaje a esa situación?
¿Cuál es el carácter de nuestro personaje?
¿Cómo reaccionará y por qué?
Etc, etc, etc

A medida que hacemos preguntas, van surgiendo más y más. Al responderlas, casi sin querer, va surgiendo poco a poco un pequeño borrador de lo que será nuestra historia.

Al proponer una situación y un personaje algo atípicos, pretendía forzar este proceso, pues es una manera muy fácil y rápida de evaluar la imaginación de la pobre víctima.

Es inevitable preguntarse qué coño pinta un centauro ingresando dinero en el banco, a santo de qué debería ser un conspiranoico y qué situaciones podría desencadenar ese hecho y que además tuviera síndrome de Touret.

Añadido a esto venía una complicación más: ¿Cómo volcar todo ese trabajo en un texto corto sin hacerlo farragoso y lleno de cosas que no vienen a cuento? He aquí el verdadero reto.

Cuando terminamos el anterior proceso a menudo tenemos toneladas de información que no sabemos dónde narices meter, y a veces, y aunque nos duela, debemos dejar mucha de ella por el camino, o mostrarla sólo sutilmente. Esto es lo que mis pobres profesores en el instituto llamaban “capacidad de síntesis”, y digo pobres porque servidora hacía exámenes de unas 5 páginas con una letra de mierda, que fue calificada en su día de cuneiforme. Gracias, Fina y Juan, disfruté mucho sabiendo que mis exámenes eran una tortura para vosotros.

La primera parte del proceso es relativamente fácil y divertida, y es aún más cañera si la haces mientras te tomas una cerveza con un amigo y discutís sobre el tema. La segunda es una maldita tortura, y exige mucha práctica, para mí es la diferencia entre un buen texto y una mierda pinchá en un palo.

Vayamos pues, al lio.


El texto empieza con una pequeña introducción donde se nos cuenta el origen de estas extrañas criaturas y nos pone en cierto contexto histórico y social.

Bien, aquí ya vemos que Jesus ha cumplido con la primera parte. Él se ha preguntado por qué narices hay un centauro en ese mundo (que conste que nunca especifiqué que tuviera que ser un mundo parecido al nuestro). ¿Está bien o mal esto? Bueno, es una manera pesada de empezar un texto. Es un relato corto, no necesitamos saber todo eso, simplemente podemos asumir que existen. Las razones por las cuales ese bicho está ahí no deben volcarse nada más empezar en todo un párrafo, se pueden ir dejando entrever a lo largo de todo el texto. ¿Recordáis cuando hablo de dejar la información a cuentagotas? Pues esto es un ejemplo de cómo no se debe hacer. Tenemos claro que es ficción, dejemos las explicaciones para más adelante. El inicio de un texto es para enganchar y generar interés, bastaba con algo que animase a seguir leyendo.

Prosigamos

Yyyyyyy, más paja señores. El texto sigue aburriéndonos y esta vez con la presentación de nuestra narradora, Daniela...¡OH, WAIT! ¿Daniela? ¿Insinúa que soy yo? Maldita sea, ese personaje ya puede estar a la altura. Bueno, sería injusto valorar al personaje por lo identificada que me sienta ¿no?

-Sí, eso sería muy deshonesto por tu parte
-Calla y sirve otra copa, Hermann. Esto no será tan divertido si no vamos un poco borrachos.

Me interesa saber qué pasa con Daniela, sí. ¿Qué narices es esto? ¿Que me dedico a “mediar” entre humanos, elfos, enanos, demonios y bichos como los centauros? ¿Que trabajo en un banco y especulo con su dinero? Bueno, esto último me lo esperaba, aunque la verdadera Daniela, no mediaría, se dedicaría a sembrar el caos, que es más lo suyo. Y de trabajar nada, que soy alérgica a eso.

También voy a obviar que hubiera sido mucho más interesante asignarles a estos engendros un origen más cercano al ser humano que el extraterrestre, ya que comparten una morfología parecida, pero no me voy a poner “especialita”, que he leído mucha fantasía y prefiero la explicación extraterrestre muchísimo más que la puñetera manía de meter a dioses de por medio. Así que punto positivo para ti, Jesus.


En ese mundo, los centauros ciclados estaban muy bien integrados en los 80.

Después de unos cuantos párrafos llenos de explicaciones demasiado largas e innecesarias para mi gusto, empezamos a ver un atisbo de lo que pedíamos en el relato. Una, supongo que preciosa Daniela (porque lo digo yo), está atendiendo en la ventanilla como cada día, cuando un apuesto joven con melenón le mira a través del mostrador. En este punto Daniela se sonroja (ay, no, me temo lo peor).

El hombre melenas por lo visto ha atracado un banco o ha estado trapicheando con el erario público porque intenta ingresar un fajo de billetes que ni el trastero alquilado de Walter White, así que lógicamente le preguntan de dónde ha sacado esa pasta, a lo que responde poniéndose un pelín nervioso y diciendo:

- Este año hemos tenido excedente de vino y se lo hemos vendido a los elfos— contestó a la vez que me guiñaba un ojo y hacía un gesto con la cabeza.

Y aquí es donde la verdadera Daniela diría:“y una mierda que te comas ¿Tiene hacienda constancia de esas transacciones, julai?”

Pero nada, la Daniela del relato está demasiada ocupada en ese momento intentando mirarle el paquete al hombre melenas, y así es como se da cuenta de que es medio caballo, razón por la cual, el hombre melenas pasará a llamarse a partir de ahora hombre melenas potro de Vallecas (porque rima un poco, mal pensados).

Nuestro centauro, al que Jesus ha bautizado Quirón (jo, tío, qué original) se empieza a poner nervioso porque la salidorra de Daniela descubre que ni tiene cuenta en el banco ni y el centauro empieza a mostrar, efectivamente, el famoso síndrome de Touret que habíamos pedido (ya sabéis, con sus pequeños tics, y todo eso) , a lo que Daniela responde poniéndose aún más cachonda, por lo visto. ¿Porque tenéis que meter siempre sexo y romance en todas partes?

Típico centauro cortejando a una moza

El hombre melenas potro de Vallecas empieza a contarle no sé qué de que los elfos apestan y que se la están jugando. Ahora sí que me cae bien el centauro, qué razón tiene, decidme una sola historia en la que los elfos no se comporten como unos hijos de la gran puta.

El centauro se china de repente y empieza a amenazar a la gente con una lanza que “ sujetaba entre su pata izquierda y su brazo derecho” (Si alguien entiende cómo narices se sujeta una lanza así, que me lo explique).

Total, que se tira un rato liándola parda hasta que otro centauro, que es su jefe, hace acto de presencia, le dice que pare de una vez y que no se ha tomado la medicación -que debe ser algo así como un Valium tamaño cabeza de niño chico o unas “hierbas de la comarca” que le pegan mucho más.-

El problema era que el centauro jefe este había cancelado la cuenta y se había abierto otra en Andorra y no le había dicho nada porque él también se había olvidado de tomarse la medicación.

En este punto del relato aparece la guardia siví de palo, que tienen unas armas súper tochas para reprender a bichos grandes de 6 extremidades y otras minorías raciales. Así que nuestro hombre melenas potro de Vallecas, que es un rebelde y un punky como Cthulhu manda, le dice a un elfo que hay por ahí que les dé por el culo con su magia, a lo éste le responde que pasa de hacer, con la cobardía habitual de su raza ¿Dónde están los enanos cuando se les necesita?
Centauro punky como Cthulhu manda

El bisho de 6 extremidades (más una de regalo), los manda a todos a pastar y se monta una barricada que te cagas en el banco, con la guardia siví preparada para entrar a saco a matar a todo lo que no sea un humano ¿podríamos estar viendo una metáfora de la represión policial contra las minorías étnicas? No lo creo.

Después de todo el lío que se monta y de que el hombre melenas potro de Vallecas amenace a un enano (decidme que no es poco creíble que después de eso, el enano no le metiera su propia lanza por el culo), todo se resuelve con Daniela acariciándole las mejillas y yéndose montada en él (no seáis cochinos que es ella la que se monta y no él) en plan la casa de la pradera por toda la ciudad y sin que queden registros gráficos ni .



Centauro recibiendo palos de las fuerzas del orden

Al centauro no lo meten en la cárcel por terrorista, ni hay palos, ni les disparan en plena huída porque, como vemos, a Jesus le parece mucho más hardcore eso, que que a una tía un bisho con un pollón kilométrico de equino se la meta hasta reventarla, la preñe y acabe pariendo dos putos gemelos con cuatro extremidades inferiores cada uno, sin que le revienten todo el bajo vientre.

El final del relato es un alegato contra los incrédulos y escépticos que se ríen de los montajes chuscos de youtube e invita a una reflexión acerca de que en el fondo las personas no somos tan diferentes... fácil y predecible.

Jesus... ¡ES EL PUÑETERO FINAL MÁS ESTÚPIDO, ABURRIDO, ÑOÑO Y POCO VEROSÍMIL QUE HE LEÍDO EN MI PUTA VIDA!



Ya venías anticipando que la propia narradora iba a liarse con el centauro, vale, pero ¿no ves el problema?

Veamos, estamos hablando de un ser con medio cuerpo de caballo. Vale que el bestialismo en la literatura erótica sea una tendencia al alza últimamente, pero obviamente esto no es un relato erótico tipo “violada por un T-Rex”. Que haya una historia de amor entre dos seres tan diferentes puede ser verosímil, el problema es que al existir semejante diferencia, aunque pueda haber atracción, habría un rechazo inicial, un tabú. Si querías hacerme un relato romántico deberías haber explotado eso, cosa que por otra parte era muy difícil en tan poca extensión y teniendo que contar lo que te pedíamos. Una trama así exige una complejidad que no te podías permitir, deberías haberte abstenido de ella, en mi opinión.

Te di todos los ingredientes para hacer algo ameno y divertido, y eso era lo que quería. En vez de hacerlo has desperdiciado parte de las 6 hojas en explicar un contexto histórico y social que no era necesario y una historia de amor que sólo ha conseguido estropearte el final.

El personaje narrador es completamente insulso y superficial. No sé si lo he dejado claro en mi resumen, pero parece una persona frívola más interesada en medirle la polla al protagonista, que en su trabajo y su propia integridad física.

Con ellos, la típica patada en los cojones no sirve
Que ambos acaben casados y con hijos no es sorprendente, es predecible, se huele desde el momento en que ella se sonroja. Tampoco es bonito ni inspirador y de hecho lo único que deseas que les pase cuando salen por la puerta es que les revienten la cabeza a balazos.

La única parte divertida es cuando el centauro se cabrea, pero es que eso ya lo esperábamos todos desde el momento en que se te dio el reto. Deberías habernos sorprendido con algo más.

Obviamente no has superado el reto. Tendrías que haber pensado más en la estructura y orden del relato, en poner un par de giros que sorprendieran al lector y en hacer que quisiera continuar leyendo para saber qué pasa. Tampoco hubiera estado mal que hubieses dotado a los personajes de su propia personalidad, más allá de las pautas que te dimos para el centauro, y que hubieras usado toda la historia que creaste para explicar la existencia de estos seres de otra manera, más sutil, pues no era necesario explicarlo todo.

Deseaba mucho poder decir que al menos pasaste el reto, lo siento. Si tuviera que valorar uno por uno todos los errores y lógicas aplastantes de tu texto, me habrían salido 20 páginas. Tienes mucho que mejorar, Jesus.

Att. Daniela Thann yendo a la farmacia a por algo para tratar desgarros vaginales.

8 comentarios:

  1. "Madre mía", como dirían ustedes.

    La último foto "es todo", como diríamos aquí. Me ha hecho reír mucho la leyenda de la patada en los cojones xD

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Google imágenes es una mina, no quieras saber lo que pensé cuando vi ésta:

      http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/8/8c/Giambologna,_ercole_e_il_centauro_nesso_07.JPG

      Que ángulo más magnifico.

      Eliminar
  2. Ja ja muy bueno, las imágenes son lo más!

    ResponderEliminar
  3. Supongo que tengo que hacer acto de presencia a pesar de la que me ha caido JEJEJJEJE.Aunque a decir verdad esperaba algo peor, supongo que no he sabido dar con la historia que realmente pudiera llamar la atención al lector(espero que al menos a uno sí). Lo curioso es que yo cuando lo escribía no pensaba en que nadie de los que sale en el relato fueran de razas diferentes, aunque creo que sólo lo vi yo ;). Ha sido un placer intentarlo y dispuesto a algún día poder pasar un reto de estas características. En cuanto a lo de la represión policial no ibas desencaminada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Jesus, una cosa. ¿De verdad no te planteaste como procrea un centauro cuando escribias eso? Creeme, el detalle del medio cuerpo de caballo importa. XDDDD debo tener la mente muy sucia. Un saludo, tio. Ánimo.

      Eliminar
    2. La verdad es que cuando lo escribí, hay una líena del final que dice algo así: ahora vivo con Quirón, alejada de todo el mundo cuidando de nuestros hijos gemeos...pero eso...eso es otra historia.
      al principio eso fue un párarafo más largo en el que explicaba como la magia de los Elfos lo había hecho posible, pero alguien me dijo que no le gustaba como quedaba por entenderse ya que era un mundo de fantasía y por que no iba a ser posible que ocurriera, el párrafo quedaba largo por lo que al final me decidí por eso. Yo creo que lo que importa no es el medio cuerpo del caballo y si el tamaño de una parte de ese medio cuerpo JEJEJJEJEJE

      Eliminar
    3. Todo lo solucionais con mágia! como mis padres cuando les hacia preguntas sobre los reyes magos XD

      Eliminar
    4. magia para las preguntas sobre los reyes magos??? para que si todo el mundo sabe que existen.

      Eliminar

¿Vas a dejar esto sin réplica?