miércoles, 1 de abril de 2015

Crítica de El Hombre Bicéfalo de Sergio Carballo, por La Guadaña

El Hombre bicéfalo - Sergio Carballo - Sátira erótica.

Sinopsis: "Es la historia de un hombre que tiene dos penes, uno de ellos en la frente. Es una sátira con altas dosis de erotismo y de crítica social, en la que intento no dejar títere con cabeza. La escribí en 2008, cuando el país todavía no había entrado de pleno en la crisis, por lo que ahora escribiría unas cuanta páginas más para englobar estos últimos años. La novela es una deformación intencionada de los últimos treinta años de historia de este país, así como una crítica y una sátira de la condición masculina, hecha con mala leche y con la intención de que el lector no pare de reír con inteligencia desde la primera a la última línea."

Sergio Carballo es alguien que, cuando recibimos los peores zarpazos por ser demasiado críticos, -allá por el año catapún cuando comenzábamos- se armó de un admirable (y algo preocupante valor) y nos envió su novela más preciada. Lejos de amilanarse, el colega Carballo desenvainó su segundo pene y nos los mandó sin remilgos. No podemos menos que devolver el acto de valentía y ser honestos, algo que... ¿qué cojones? se nos da de lujo.

A ver, me estoy devanando los sesos por averiguar si lo que leí es carroña o un libro decente. Puede que muera sin decantarme jamás por una u otra opción así que trataré de explicar en qué baso semejante dualidad.

Tengo la sensación de que el autor quería desesperadamente que lo tomásemos en serio todo el tiempo, pero que no dudó en cagarse en nuestra inteligencia cada dos por tres. Voy a obviar el desenlace (Spoiler: un estilo Sexto Sentido) y a hacer mi crítica según anotaciones que he ido tomando en el Reader.

He de admitir que el final me dejó aturdida y mosqueada porque cuando alguien me enfurece, insulta a mi inteligencia, me caga el día y para concluir añade que todo lo dicho anteriormente era una broma… pues, coño, entiendan que una se queda sin recursos, algo tipo coitus interruptus. Es ese mismo sentimiento que me provocan por ejemplo los agnósticos o Suiza, incapaces de mojarse en nada, joder.


Para empezar:

- Que en la misma sinopsis ya haya una pequeña falta, nunca ha favorecido la causa de vender-comprar libros.

- Hacer una mini autocrítica “poco objetiva” en tu sinopsis ("hecha con mala leche y con la intención de que el lector no pare de reír con inteligencia desde la primera a la última línea")…chirría. Sobre todo cuando dentro se demuestra que nos la has colao’ varias veces, con la de arriba y con la de abajo, dicho sea de paso.

Obviando el final, creo que si un hombre hubiese nacido con dos gaitas (después de leer este libro he tenido que buscar más sinónimos para el miembro genital masculino) habría hecho exactamente lo que hizo este pibe’. O eso creo.

¡Arg! ¿Cuántas veces se puede explicar, en un libro que trata sobre un tío con un badajo en la frente, que el tío tiene un badajo en la frente?

Según el amigo Carballo puedes ponerlo unas doce mil veces por capítulo, que no está de más recordar al lector la “cualidad” del protagonista haciendo alarde de las cientos de búsquedas que ha hecho de sinónimos en internet. Aquí van algunas más, la mayoría de ellas salen en el libro: banana, carajo, cipote, falo, instrumento, manubrio, mástil, miembro, miembro viril, minga, pene, pepino, picha, pilila, pinchila, pistola, pito, plátano, rabo, verga.

Señor, ¡es curioso que el autor crea que todos los que conocen a su protagonista quieran tocarle la encéFALO-minga sin distinción! De todas las edades, sexos, tengan la relación consanguínea que sea con el protagonista…

Todos/as querían su selfie con la picha. Que más que una polla parecía que hubiesen visto un mini gatito angora. (¿He dicho polla?)

No fue cómodo leer las escenas en las que niñas de 4, 5 años cedían sus comidas de recreo a cambio de tocarle el ciruelo al nene; o la escena de una niña de diez años haciendo una mamada al prota (misma edad). No, no creo que sea lo correcto y menos en un contexto sátiro o cómico. Al principio pensaba que quizás era demasiado sensible e intenté abrir la mente, pero ni con esas, no. Todo aquel al que le planteé la situación lo vio como algo depravado y bastante falto de estómago. Ahí creo que te columpiaste, patinaste, y en mi opinión, te pegaste un buen ostiorro. A partir de ahí dejé de tomarme en serio ese ejercicio constante de pedantería y falsa modestia que la historia trataba de hacerme llegar. Sencillamente he de admitir que puse el piloto automático convencida de que no me estaba perdiendo gran cosa si me saltaba un párrafo o dos. Y da igual lo que el autor quisiera hacer llegar verdaderamente con su trabajo, lo que realmente cuenta es lo que el lector entiende sin anotaciones al pie de la página. Hay que tener bastante cuidado porque si todos supiésemos de antemano lo que en realidad quiere dar a entender el autor cuando escribe ciertas paranoias, realmente no existirían las críticas, ni existiriamos nosotros ¡Qué horror!

Lo demás -orgías everywhere o lo de la madre santurrona que lo que quería era zumbarse a su hijo- la verdad es que me dejó bastante fría, “ni fú ni fa” toda esa parafernalia. Lo consideré un intento fallido, o de pegoste, de dar un vuelco a la trama o de tratar de acercar al lector a los inexistentes o casi imaginarios traumas del protagonista.

Por otro lado, creo que la prosa no fue la adecuada: anodina, tan común que distraía. Me explico, a ver, está hilvanado y con coherencia (mayormente), pero noté que los diálogos eran repetitivos y “de a pie”. Con esto quiero yo decir que los escritores deben ir más al grano, no hablar por hablar, o escribir por escribir:

- ¿Qué te ha parecido?
- ¿Cómo que qué me ha parecido?
- Pues eso ¿qué te ha parecido?


He aquí un ejemplo de lo que digo: las conversaciones se andaban por las ramas en algunos puntos. Los diálogos son el medio a través del cual yo me doy cuenta de si hay o no calidad, inteligencia o de si lo que realmente necesita el autor es un amigo imaginario o escribir un libro. Un libro en el que el protagonista aparece con un banano en la frente no debe permitir que el lector quiera arrancarse los ojos antes de seguir leyendo ¿No?¿no? Pero creo que sin duda, el gran fallo fue crear personajes anodinos, tan similares los unos a los otros que apenas necesitabas retener sus nombres. Incluso el protagonista era insulso, y eso que tenía un carajo en toda la frente.

Por lo general, en cuanto a la ortografía... la mayor parte del libro transcurrió sin muchas faltas. Aunque aún las hay. Algunas reiteraciones de verbos o adverbios en el mismo párrafo o en párrafos consecutivos. Nada grave.

Las escenas guarripientas lo eran y de sobra. Sin comentarios, no quiero pecar de puritana y cualquier cosa que diga puede ser utilizada en mi contra. Que cada cual juzgue si es de su agrado o no el hecho de recibir algunas descripciones que rayaban más en lo vomitivo que en lo informativo, pero sin duda el erotismo en manos de una mujer o en las de un hombre es como la noche y el día. Hay que saber dónde termina lo erótico y dónde comienza lo obsceno o pornográfico.

Y no entremos a comentar las licencias que se toman en este libro a la hora de plantar teorías a cual más disparatada. Pero bueno, que viva la ficción.


Como esta afirmación, encontré unas cien más a cual más basta, carente de imaginación, de originalidad y excesivamente sobrada de machismo. Emm ¿la gracia? en el puto culo, la verdad.

Mi opinión es que se tocan muchos puntos pero no se llega a entender ninguno, y quizás eso era lo que buscaba el autor. Creo que la historia se rio de mí y yo me la creí, y no me refiero al final, sino al conjunto de los argumentos que se usaron para hacerla creíble. Creo que trataba de dejarse querer para más tarde abofetearte y gritarte: ¡Caíste huevón!

¿Seré yo, señor? ¿Seré yo la mojigata que no puede dejar de pensar que este libro muestra las ansias conscientes, inconscientes y subconscientes de todo hombre por poseer dos pollas, dinero y muchos coños all the time? ¿O es este libro una crítica a este tipo de pensamiento cliché/acusador? ¿O es una confirmación de este cliché, más manido que el programa “Saber y Ganar”? ¿Quería el protagonista realmente dejar de follarse todo lo que se meneaba o ni él sabía lo que quería?


En fin, creo que a veces tenemos una idea cojonuda pero tal vez no hayamos aprendido lo suficiente para desarrollarla, o no sabemos llevarla a término como se merece y aún así nos empeñamos en lanzarnos al vacío con ella. Cometemos grandes cagadas desperdiciando el tiempo, y no sólo el nuestro (que allá cada uno) sino el del lector (lo cual es infinitamente peor).

¿Lo bueno? originalidad, cohesión y en cierto modo imprevisibilidad. Negar la mayor es un recurso arriesgado pero he de admitir que en la literatura lo arriesgado me gusta.

¿Lo malo? no haber sabido exprimir al máximo una idea original y reducirla al “metesaca”. Incluso la “Naranja Mecánica” supo hacer de una historia de violencia extrema algo entrañable.

Ésta era una idea alocada y arriesgada; pocas cosas la podían salvar de ser una pestilencia chabacana o una jodida bomba, y sinceramente, me quedé en el limbo, donde no sabes bien si calificarla de mierda o de genialidad.

Tal vez dependa de los ojos que la lean y quizás esta es una de esas obras que deben ser leídas por más de un par de ojos, para bien o para mal.

La Guadaña





18 comentarios:

  1. Primero de todo, te agradezco tu tiempo esfuerzo en leer y criticar mi obra. No me imagino leyendo algo que detesto profundamente, así que doblemente gracias.

    En segundo lugar, acertaste cuando te preguntas si no será una crítica. Efectivamente, mi intención al escribirla, además de divertirme, era escribir una crítica demoledora, políticamente incorrecta, soez y vitriólica contra el sexo masculino y nuestra manera de ver el mundo. Contra lo tontos y simples que somos, contra el poder que tiene nuestro pene y el sexo sobre nuestro cerebro.

    La novela está escrita bajo el influjo de Philip Roth, especialmente su obra "El pecho". Muchos consideran a Roth un machista y un pornógrafo, pero a mí me encanta. Ha sido una especie de homenaje a este escritor.

    Es una constante con esta novela mía: a los chicos que la leen les encanta. Se ríen mucho e incluso la alaban. Un amigo mío, un coach literario con el que trabajé hace tiempo y el lector de la agencia literaria ACER la elogiaron. En cambio, la mayoría de las chicas a las que menciono el argumento se niegan a leerla o hace una mueca de asco al pensar en echarle un vistazo. No voy a decir que es una obra sólo para hombres, eso sería como la mentira que dicen los sastres en el traje nuevo del emperador, además de una parida y de que faltaría a la verdad: a mi agente le gustó, y a su socia también. Supongo que no lo haréis por falta de tiempo, pero si alguno de vuestros críticos masculinos le echara una mirada, agradecería que dejara algún comentario por aquí, sea del tipo que sea.

    Por otro lado, te pido disculpas por las faltas ortográficas que contiene el libro. Te envié la versión en Word que yo tengo, no la versión publicada de manera definitiva por la editorial. En cuanto a la sinopsis de la página de Amazon, la editorial copió un comentario mío hecho en mi blog sin pedirme permiso para publicarlo ni darme a entender que debía corregir las faltas del comentario antes de publicarlo.

    Gracias por vuestro tiempo, y si alguien quiere saber más de mis obras o mis textos, podéis entrar en mi blog www.paranacerhenacido.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero que nada, ¡disculpen la tardanza en contestar!...ya saben, semana santa, fiesta, jolgorio...y yo soy muy devota, muy de procesión... me encomendé a unas cuantas vírgenes y santos que no eran ni lo uno ni lo otro, para volver a la realidad con ánimos.
      (Son bromas, a ver si ahora me vas a tomar la palabra y vas a decir: "¡¿ves?, por eso no le gustó mi libro y su prota de dos pollas!")

      Pero bueno, Sergio, no te aburro más. Gracias por contestar, sabía que te encontraría aqui a poco de publicar la crítica, y no fallaste.
      Primero que nada, no te disculpes tanto porque, sin duda, tu libro no fue algo que detesté profundamente. Para mi desgracia, otras mierdas aún mayores han entrado por estos ojazos míos, y lo que es peor, lo que me queda por tragar!
      La realidad es que me decepcionó tu bicefalia porque recuerdo que le pedí a Daniela hacer la crítica después de haber leído algunas páginas al azar y preveer que ésta podría haber sido mi primera crítica más positiva que negativa.
      Bueno, error, pero no supuso un escarnio a mi persona, tampoco tienes que darme el pésame.
      Me alegro de que me aclares las dudas que me fueron surgiendo pero ello provocó que me surgieran otras más, lo cual me desconcierta. ¿Crees que retratar a los hombres como al protagonista de tu libro es buena idea?¿A todos? ¡La leche! Y en cuanto a los hombres que dices que la han leído...¿no se sintieron ofendidos? A mí me habría dejado loca.. pero claro, soy mujer, ya sabes, nos llevamos las manos a los ojos en cuento vemos en el argumento una gotita minúscila de fluído no identificado, en fin ¬¬...
      Para tu mala suerte sí, soy mujer -aunque quizás el que mis padres me enjendrasen buscando tener por fin un niño no cuenta ¿no? Jo...- y has cometido el pequeño gran error de sesgar la posibilidad de que todos los géneros puedan leer tus obras. Con este comentario lo has hecho, a posta o no. Quedó edulcorado de cojones pero no hay lugar a dudas. Cuando he leído y criticado tu libro no lo he hecho pensando en que soy mujer y que me molestarían más a mí que a un hombre leer ciertas cosas.

      Creo que asumir esto te va a costar, y que tal vez vives pensando en que descubriste la pólvora pero, atento: a cualquier persona con dos dedos de frente, SEA DEL SEXO QUE SEA, teniendo algo de pensamiento crítico y gusto por la calidad...tu libro le parecerá lo que a mí. No me hagas desarrollar esta hipótesis porque no te va a gustar ni un pelo.
      Por otro lado, a mí no me asqueó la idea de leer el libro, ni mueca ni dolor, ni me sentí ofendida por el tono (what?)...esperaba mucho de lo que terminé encontrando, pero lo esperaba mejor. Ese fue el problema, que soy más de "lo inesperado".
      El prota se mete a actor porno (Sopor); se mete a presentador (sopor); se hace político (macrosopor)... si se hubiese hecho Hare Krishna no te digo yo que habría exclamado WTF?! sobre todo por eso de llevar la cabeza rapada con todo un ciruelo en la frente.
      En cuanto al cariz de nuestras críticas... bueno, no estamos opinando sobre un cuadro ni sobre una mesa, opinamos sobre obras que nos han llevado tiempo y en las que nos hemos implicado muy a nuestro pesar. Yo hablo de lo que me provoca la lectura, lo que me inspiró, sí, porque es lo que me incita a crear una crítica positiva o no. Si no me provocase nada el leer tu libro, considérate un caso perdido.
      Y bueno, si querías un análisis morfosintáctico o de estilo... chico, te puedo hacer un presupuesto XD pero por aquí no nos detenemos a opinar en si se usan demasiado seguidamente o no los adverbios terminandos en -mente, como por cierto, es tu caso. Eso se lo dejamos a los editores o correctores que te vayan a publicar. Nosotros sólo valoramos lo que leemos...con juicios de valor y sin ellos, con más o menos mala leche, pero sobre todo honestamente. Pos eso...
      Salud y suerte.

      Eliminar
  2. Y en cuanto a la pregunta que te haces de si es carroña o una genialidad, creo que ni una cosa ni la otra. Pero eso sí, la novela está escrita con intención crítica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sergio, disculpa la tardanza. Verás, podríamos habernos planteado el hacer una relectura de tu libro ya que La Guadaña ha comentado que tal vez necesite ser visto por más personas para valorarlo adecuadamente. Sin embargo tu petición de que sea un hombre el que haga la crítica nos ha tocado un poco las narices. La capacidad crítica no depende de si tienes un rabo entre las piernas o no, tal vez si lo que querías era alguien capaz de encontrar gracioso tu libro deberías haber especificado que además de rabo debía tener nula empatía, un gran gusto por lo soez y ser un machista de tres pares de cojones. Ninguno de nuestros críticos cumple con tus exigencias, tal vez deberías plantearte poner un gigantesco aviso en la portada que ponga "abstenerse mujeres" si consideras que ellas no son el público adecuado para él. Si es una crítica contra el sexo masculino desde luego no lo parece, así que una de dos, o no lo has sabido plasmar adecuadamente o nos estás tomando el pelo para justificar lo que has hecho. ¿Para qué quieres una crítica si no estás dispuesto a aceptarla desde otro punto de vista diferente al tuyo y al de tu círculo próximo? Exiges que la lea un hombre porque crees que eso te va a favorecer y la intención de una crítica no es salir bien parado, es saber en qué la cagas, amigo. Tu aclaración sobre que no estás diciendo que no lo puedan leer mujeres pierde todo su sentido si tanto te empeñas en la identidad sexual del crítico y en especificar que "a los chicos les encanta" y que a las mujeres no. No creemos una mierda en la literatura específica para un solo género, un libro es bueno, malo o regular, según ciertos baremos y eso no lo cambia el hecho de que puedas sentirte más o menos identificado con el personaje principal o quien lo haya escrito o el público al que vaya dirigido, no se trata de gustos personales y cuando así es se especifica y se da a entender claramente. Te sugerimos que pidas otra reseña en otro blog, pero ya sabes, asegurate que el crítico sea del sexo "adecuado". Por cierto, los coach son una estafa, colega.

      Eliminar
  3. Y como comentas que quizá merezca la pena que la lea alguien más, os animo a hacerlo si disponéis de tiempo. Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cito: "escribir una crítica demoledora, políticamente incorrecta, soez y vitriólica contra el sexo masculino y nuestra manera de ver el mundo. Contra lo tontos y simples que somos, contra el poder que tiene nuestro pene y el sexo sobre nuestro cerebro."

      Eso es como decir: "es que somos asi porque tenemos pene y somos tios y no podemos evitarlo."
      Y eso no es una crítica, es una autojustificación, porque hablas del poder del pene y el sexo sobre el cerebro en vez de pensar en la cultura en la que nos educan. Lo segundo implica conciencia y aceptar una responsabilidad.

      Eliminar
  4. Õ__Ö ... No sé que decir jajajajaja Me he quedado estancada en "tiene la polla en la frente". La primera vez que se nombró xD

    ResponderEliminar
  5. Quizá no se me ha entendido bien. Yo no os exijo nada, es vuestro blog y tenéis derecho a hacer lo que queráis. En cuanto al tema del sexo del crítico, sólo os he comentado una regularidad que se da con esta obra mía. Yo sí que creo, al menos un poco, en la literatura de género, con excepciones. Y por eso os digo que un chico lo vería probablemente de otra manera, ya que no se sentiría ofendido por el tono de la novela. La novela es una broma y una crítica. Si no lo véis así lo siento, no era mi intención ofender.

    ResponderEliminar
  6. Pues ya está Sergi, si a ti te vale con el sesgo que supone tener en cuenta solo críticas de un único tipo de persona, es tu problema. Lo que ofende es que pienses que, por ser mujer, alguien no pueda valorar otros aspectos de la obra de manera objetiva y que te sude la polla que, ese en concreto, haya sido valorado desde una perspectiva diferente a la que estas acostumbrado. SI ya tienes opiniones positivas en ese sentido de otros hombres, ¿para que quieres otra más igual? ¿Lo de que un hombre no se sentiría ofendido de donde lo sacas? ¿Y lo de que una mujer siempre se va a sentir así? ¿De verdad crees que tienes una muestra suficientemente representativa de lectores que te han dado su opinión como para sacar esa conclusión?

    ResponderEliminar
  7. La cuestión no es que tú lo hayas escrito con la intención de [lo que sea]. En un libro no existe justificación posible. Si quieres que de alguna clase de mensaje o de lo que quieras y la gente no lo entiende, les va a dar exactamente igual que les cuentes lo que tienen que pensar sobre la obra.
    Si no todo el mundo es capaz de ver lo quieres expresar tal vez no sea del público, sino de cómo lo escribes.
    También es verdad que yo no he leído tu obra, pero si no eres capaz de aceptar una crítica, releer tu libro y tratar de ver si lo puedes mejorar, para mí, no eres un escritor. Espero no haberte ofendido.
    Rikka Winters, la perdida....

    ResponderEliminar
  8. Estamos votando que hacer, ya te diremos que hacemos al final...

    ResponderEliminar
  9. Yo no he dicho que me resbale vuestra crítica porque no sea de mi agrado o la haya escrito una chica. Claro que hay aspectos que valoro de vuestra crítica, para comenzar el esfuerzo en leer la obra y en redactar la reseña. Otros aspectos de la crítica que valoro son los referentes a los diálogos, con un ejemplo claro de mi error. Pero sí que hay una cuestión que quiero comentaros desde que comenzaron vuestras críticas hace cosa de dos meses. Os he leído desde el primer día, y he notado que en algunas ocasiones vuestras reseñas están faltas de argumentos técnicos y sobradas de juicios de valor y opiniones personales. Me gustan mucho más vuestras críticas cuando enseñáis ejemplos que confirman vuestros argumentos que cuando os limitáis a decir que algo no os gusta con mejores o peores palabras. En lo que sí que estoy de acuerdo es en que no he sabido transmitir a todo tipo de lectores lo que pretendía transmitir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente, como escritor, debería ser el primero en ser consciente de que TODOS los lectores tienen una opinión subjetiva de cualquier obra que leen. Si un lector le comenta a usted que su obra no le ha gustado, y si tantas lectoras le han dicho que no le ha gustado su libro, realmente tendría que plantearse numerosas cuestiones usted mismo. Depende de los lectores le guste o no, por lo que debería hacer lo que Rikka Winters buenamente le ha recomendado.

      Por otro lado, yo también me he leído todos los posts de este blog, y considero que se ha defendido de forma bastante objetiva las opiniones de la mayoría de los críticos de este blog, e incluso esta misma entrada.

      Sr. Patata.

      Eliminar
  10. Cargan las tintas contra Sergi, cuando fue La Guadaña la que concluyó su crítica diciendo: "Tal vez dependa de los ojos que la lean y quizás esta es una de esas obras que deben ser leídas por más de un par de ojos, para bien o para mal." Pluma Insolente y los otros gamberros (vieron que genio soy, me sé palabras españolas) saltaron como leche hervida, como si le hubieran tocado una nalga a Guadaña, siendo que ella misma pide que alguien más lea la obra. Tíos, tomense la pastillita antes de escribir.

    ResponderEliminar
  11. Lee todo de nuevo, el problema no es que pida una segunda opinión, el problema es que pide que esa segunda opinión la de un hombre cuando eso es completamente irrelevante a la hora de evaluar su texto.

    ResponderEliminar
  12. ¿Sabéis, chicas? Tenéis razón, soy un asqueroso machista. Os quiero tanto como críticas que debía de ser así. You are the mistress and mastress of my soul, my old and young fairy queens. I adore you and I have sweared that I will try to protect you as if you were my own daughters, sister, lovers and wife. But I must truly admit that I have only one wife, whose name I won't reveal, no matter how I should be devored or tortured. Believe when I say, mistress and masters of my soul, that I'm your humble servant and, whenever you need me, you know my name, my number and my address. But I have to warn you: my heart only belongs to my wife Sandra, my son Pau and my twin sisters Mar and Júlia. I will always be at your service, my fair ladies. You know that a man who is not a father is still not a real man.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta no es tu cuenta habitual, pero suponiendo que seas tú de verdad, dime, por este orden:

      ¿Quién y cuando te ha echado la bronca esta vez?
      ¿Cuantas copas llevas encima?
      Y ¿A que viene toda esa parrafada en inglés?

      Eliminar
  13. Respondiendo:

    -La bronca me la ha echado mi mujer, por soplagaitas.
    -No bebo nunca, pero el café y el zumo de piña me afectan de manera exagerada.
    -La parrafada en inglés es para despistar a unos cuantos borricos que no saben el idioma del viejo Bill, algo que creo que no es vuestro caso.

    No sé por qué motivo no aparece mi foto, pero sí que soy yo. Un saludo muy fuerte, y agradeceros doblemente vuestras críticas. Al final, mi nombre será tan odiado y vilipendiado que incluso venderé algún puto libro.

    ResponderEliminar

¿Vas a dejar esto sin réplica?