miércoles, 22 de abril de 2015

Crítica de Los ídolos de ceniza de X. Montenegro, por Sr. Patata

Los ídolos de ceniza - X. Montenegro



Bienvenidos, lectores de La Pluma Insolente, a este mi humilde rincón almidonado.

Me presentaré para aquellos no muy dados a leer los comentarios de esta página (o que hayan ignorado por completo los míos, algo verdaderamente comprensible, por cierto). Soy el Sr. Patata, también conocido por algunos integrantes del blog como ese pequeño tocanarices que no ha sabido mantener la boca cerrada y se ha puesto puntilloso con sus bellas críticas. Como consecuencia, estos sectarios insolentes me pidieron que hiciera alguna colaboración, y aquí me tienen. ¿Les ha decepcionado? ¿Esperaban algo más interesante? Pobres ingenuos.

Uff… Lo que cansa hablar de uno mismo. Comencemos ya con la crítica.

El Sr. X. Montenegro nos brinda una historia acerca de un futuro o un mundo paralelo de vampi… hematófagos, y de los humanos que atrapan y encierran en campos de concentración donde son explotados, obligados a cometer actos atroces y finalmente drenados. Veamos su sinopsis:

""Nadie creía que fuera cierto, había rumores a los que nadie prestaba atención. Era imposible, eso fue lo que pensamos. Era imposible..."

El virus que ha transformado el Viejo Mundo y la historia de la humanidad ha vuelto a mutar. Sus huéspedes han cobrado conciencia, han aprendido, y ahora han reclamado su lugar en el mundo. Son los humanos los que deben esconderse en Madrigueras bajo tierra, cazados como animales y enviados a campos de concentración y extracción.

Esta no es la historia de alguien. Es la historia de un mundo oscuro, de un lugar cruel, de personas desesperadas. De personas a las que no puedes juzgar.

Bienvenidos a la Granja Winter.
"

Mientras lo estaba leyendo, me parecía interesante, porque la sinopsis tenía garra, despertaba mi curiosidad… Hasta la penúltima frase: “De personas que no puedes juzgar”. Cagada. A ver, se estaba planteando una ambientación muy alejada de nuestra sociedad actual, es más que evidente que no podemos juzgar su forma de pensar basándonos en lo que conocemos hoy en día. Me dieron ganas de concederle a esa frase el premio tuberculoso a la obviedad del año.

Prosigamos.


Bien, acaban de ver una captura de los agradecimientos de la obra. No supe cómo tomarme eso. Me abrumó toda la sinceridad e intensidad de esas palabras. Sobrecogedor. Y revelador, sí, revelador. Para aquellos que no se hayan leído la obra y estén dispuestos a hacerlo por curiosidad, sepan que este es el lenguaje que predomina en toda ella. Pero bueno, si yo fuera un humano, creo que también sería muy dado a emplear este vocabulario. El problema es que los hematófagos también lo hacen.

En cuanto a la narración, es en 1ª persona. Nada del otro mundo si no fuera por un pequeño detalle: Cada capítulo trata de un personaje diferente. Un efecto impresionante si se lograra plasmar a la perfección el pensamiento de cada uno de ellos, con todos sus matices. ¿Y lo consigue? Sí, consigue provocarme jaqueca. Prácticamente un personaje es el calco del anterior, mentalmente hablando. Todos se expresan de la misma manera y eso lo hace tedioso, y conmigo conseguían que dejara la lectura de lado al final de cada capítulo. Me costaba diferenciarlos y meterme en la piel de cada uno de ellos. Sin embargo, y todo hay que decirlo, ésta va mejorando conforme avanza la historia. Desafortunadamente lo hace a expensas de añadir más y más diálogo insulso que es del todo innecesario, hasta un punto en que la narración es casi inexistente. Además, el que se respete el turno de intervención de cada personaje origina que haya capítulos que sean simple relleno, o con diálogos que no tienen sentido alguno y la de ya de por sí escasa acción, se ralentiza.

Hablando de personajes, haré una descripción de los personajes principales si me lo permiten ustedes.

-Adler Allain: Hematófago Director de la Granja. ¿Cómo describirlo de forma rápida y concisa? Una Belén Esteban nazi con pene y ojos morados. Porque está visto que ser un hematófago irascible, de salud mental cuestionable y que dirige el campo de concentración no es suficiente para intimidar a un humano, y necesita ser un malhablado de mucho cuidado, además de que tiene una obsesión malsana con ser observado por los demás. Citando al siguiente personaje: “se acarició su cuidada perilla negra mientras yo seguía el recorrido de sus dedos con la mirada; como él sabía que haría”. Verdaderamente intimidante, ¿no es cierto? Además odia a los humanos, o más bien trata de autoconvencerse de ello en todo momento, porque la obsesión enfermiza que siente por su criada Hanna llega a los límites de lo absurdo. Obviamente le demuestra esa dualidad de sentimientos a base de palizas a la pobre. Vamos, el marido perfecto.

-Doctor Liebe: Humano y médico. Me he preguntado incontables veces el porqué de este personaje, y el papel que este parece desempeñar lo podría haber realizado cualquier otro. Los humanos enfermos o agonizantes se trasladan (o deberían ser trasladados más bien) directamente a las extractoras, y los hematófagos son inmunes a todas las enfermedades debido a su virus. Eso sin contar que también hay otros médicos hematófagos en la Granja. Todo un misterio, llamemos a Íker Jiménez.

-Roth: Es uno de los Kopf, los agentes del orden humanos obligados a hacer el trabajo sucio de los hematófagos, desde recibir a los nuevos humanos, hasta tener que incinerar los cadáveres. Su importancia va aumentando conforme avanza la historia. Y como ya se puede ver en la sinopsis, y como otros muchos de los humanos, se ve obligado a hacer muchas cosas de moral cuestionable en la sociedad actual, pero que pueden llegar a ser entendibles en la sociedad de la historia. Es decir, sería capaz de vender a su abuela si hiciera falta para salvar el pellejo, y es egoísta a más no poder.

-Varick Von Asche: Digamos que es como Roth, pero en hematófago, solo que simpatizo algo más con este señor. “Varick se deslizaba entre la compasión y la crueldad con demasiada facilidad. Pero había un idioma que se le daba muy bien: el dinero”. En su primera intervención derrumba un poco esa mentalidad nazi de los hematófagos, de creerse superiores, pues nos da a entender que la forma de pensar de un humano y un vampi… hematófago, no son muy dispares, y nos incita un poco a que intentemos ponernos en el lugar de cada bando y de las circunstancias que les ha llevado a todos a ser como son. “No tenía nada en contra de los humanos […]. No sentía especial placer al matarlos […]. Pero si había que disparar, disparabas”.

-Helen Glaubt: Usted y yo tenemos una relación amor-odio, bella señora. Beata a más no poder, y con una moral casi incorruptible. Tan solo necesita una frase y tirar un poco de recuerdos compartidos para derrumbar la mayoría de sus principios. Tiene sus buenas perlitas esta señora: “Me puse nerviosa al verlos a ambos allí, observándome. Gracias a Dios por alguna razón ellos no podían hacer… eso con humanas. Era algo que las chicas bonitas agradecían de todo corazón”. ¿Qué pueden deducir de ello? Yo saqué en claro que esta señora no está bien de la cabeza. Hay mil formas para vejar a alguien, y no hay necesidad de meter un pene de por medio. Mi primera impresión fue que era una mujer joven y algo ignorante, pero líneas más abajo leí que la llamaban la Vieja Bizca, y por primera vez fui sorprendido en la historia. Sí, si algo bueno tienen sus intervenciones, es que en ocasiones suceden este tipo de cosas. Te haces una idea de algo, y luego ¡zas! Eso te pasa por bajar la guardia. Además sus narraciones son las que más se diferencian del resto, y eso se agradece enormemente.

-Hanna: La pobre no tiene ni un capítulo a su nombre, pero sin saberlo, siempre está en boca de todos. ¡Y su ego no se infla! Es que es para hacerle un templo, de verdad, y más por tanto tener que aguantar a Adler. Llegan a hablar tanto de ella, que incluso deseas estar ahí y pegarle un tiro entre las cejas. “Es especial, tiene que serlo”. ¿Y qué tiene de especial? Pues no lo sé, eso es lo que se pregunta todo el mundo. “¿Quién era ella? ¿Qué la hacía más valiosa que a nosotras? ¿Qué la hacía diferente?”. Yo tan solo sé que es una joven rubia, de “acento sibilante”, ojos dorados y dientes de conejo. Así que supongo que será por eso último, porque dan un morbo…

-Frederick: No es que sea un personaje principal, pero me gusta el papel que desempeña, y por ello me veo casi obligado a mencionarle. Viene a ser el contraste de Varick. Sería el típico nazi hematófago, con la cultura general justa y necesaria (aunque también te encuentres un “cauterizaría” que no sabes ni de dónde ha salido), o el matón que al final resulta ser un cobarde, para que ustedes me entiendan. Le encanta matar humanos, y esa obsesión me hace llegar a pensar en un momento que siente una atracción por Varick, puesto que casi se siente arrepentido cuando éste se enfada porque haya matado a un par de humanos para fardar frente a los nuevos. ¡Todo un logro! Normal que algo de aprecio sienta por ese señor…

Ese “cauterizaría” que aparece salvajemente, me lleva a un nuevo punto a tocar: La mala adecuación de los personajes y su nivel cultural o su forma de pensar. Dejando a un lado las palabrotas, lo que más llama la atención, especialmente en los primeros capítulos, es el uso (y abuso) de palabras técnicas que aparecen en personajes en boca/mente de los cuales no te las esperas que salgan. Pero puedes pensar “si es un hematófago, puede que tenga buen nivel cultural”, sí, yo también lo pensé, pero de nuevo, nuestro querido Varick nos puso en evidencia. La Universidad solo está al alcance de unos pocos, y muchos hematófagos se matan a trabajar por poder meter a su progenie dentro, así que esa posibilidad queda descartada. Y las abundantes faltas ortográficas no es que ayuden a mejorar esta impresión que dejan, y créanme cuando les digo que no son pocas: “mira haber que le pasa”, “yo le daba comida y ella se habría de piernas” y muchas otras más que les pido que no me obliguen a releer, por favor.

Otra de las cosas que me gustaría destacar, fue lo irritante que me pareció que un simple hecho que aparece en el primer capítulo, se vuelva a mencionar en los tres o cuatro capítulos siguientes. Pero no es que fuera algo sustancial, no, se trata de un escupitajo de un humano rebelde al Director. ¡Hablad de la explosión, pero no de eso tan insignificante! Me exasperaba, y me alegré cuando dejaron de hablar de ello. Que no es de extrañar que un humano odie a ese hombre, especialmente si se ha colado en una de las extractoras y colocado una bomba dentro.

Sigue habiendo más cosas que me irritan, como el hecho de que en esta historia también haya “hematófagos especiales”, aunque por fortuna éstos no tienen superpoderes, tan solo algunos sentidos mejorados gracias a diferentes mutaciones del virus. Y la cabezonería, sí, permítanme que lo denomine así, cabezonería por no decir la palabra “vampiro”. ¿Saben lo cargante que resulta leer tantas veces la palabra “hematófago” y sus variantes sin ningún otro sinónimo? Incluso el color de ojos de los hematófagos, que no aparece tantas veces, tiene mil variantes: lilas, morados, violetas, púrpuras… Por eso también agradecía leer a Helen, los llama “ellos”. Qué gusto que pudiera darme un respiro. Ahora ustedes se harán una idea de lo que es con esta crítica. Sufran conmigo.

Los cabos sueltos que se deja la historia, también molestan un poco. Hay una bomba, buscan a los responsables, bien. PERO delegan todo ese trabajo a los Kopf, ni siquiera se molestan en hacer redadas, ni en buscar por si tienen almacenada más pólvora. Tampoco refuerzan la vigilancia hematofágica para evitar nuevas explosiones, o endurecer los castigos, o cualquier cosa, lo que fuera. Cuando hay un momento de tensión en el campo femenino que no se sabe si tiene relación con este mismo incidente, acusan a dos mujeres, y los guardias las ignoran por completo. Me parece increíble. Por otro lado, cuando llegan humanos nuevos a la Granja, lo hacen cargados con joyas y diferentes objetos de valor. ¿Cómo les dejan llegar hasta allí con ellos? ¿Por qué no los reciben los mismos hematófagos? ¿Por qué luego un Kopf con lo que ha requisado, compra a un hematófago? ¡Normal que vayan perdiendo cada vez más su autoridad! ¿Y se supone que son una raza mejor, más inteligente? Pues saben disimularlo muy bien. Y hay mucho más de lo que me niego a hablar por no hacer grandes spoilers, pero habría estado bien que esas cosas se hubiesen solucionado.

Y para acabar, lo haré sacando a relucir un par de aspectos positivos que también veo en la historia.

No nos explican conceptos, nos vamos enterando de todo y resolviendo algunas lagunas mentales conforme avanza el hilo argumental, y eso es algo que valoro mucho. Sin embargo no sucede igual con los personajes que van apareciendo, pues hay párrafos explicando relaciones pasadas con otros personajes que realmente son innecesarios para el desarrollo de la historia.

Pero, por encima de todo, lo que más me ha gustado de la historia son los indicios de crítica social que se pueden apreciar en ésta. “Me llamó tanto la atención que fruncí el ceño sorprendido. Ya no se veían a mujeres de antes, con la marca de los años en el rostro. Nos habían exterminado lentamente. Y quizá nos lo merecíamos después del mundo que habíamos legado a los jóvenes. De alguna forma había sido nuestra culpa, nosotros les habíamos arrebatado su futuro, porque no habíamos creído que fuera cierto. Que algo como el virus fuera real. »Era imposible«, eso fue lo que dijimos. »Era imposible…«”. Creo que resulta algo evidente lo que se quiere criticar en ese párrafo, el futuro que se está delegando a los jóvenes de hoy en día no es que sea precisamente el que todo padre desea para sus hijos. Al igual que nosotros hacemos oídos sordos a la contaminación, el calentamiento global, a la destrucción del planeta en general, el Dr. Liebe se queja de los horrores que ha tenido que vivir desde que comenzó la Infección, hasta el punto de que las personas mayores en esa sociedad son despreciadas y casi inexistentes, y asume su parte de la culpa con esta reflexión. Sin embargo… ¿Es una forma de culpabilizar a la víctima? ¿Existe una víctima en sí? Como ya he comentado anteriormente, Varick nos hace reflexionar sobre ambos bandos, y en mi opinión todos son víctimas de las circunstancias. Solo que el rencor y el odio ha provocado el sometimiento de los vencidos. Sin embargo… ¿Qué hubiese sucedido si hubiesen ganado los humanos? Seguramente estaríamos en las mismas circunstancias, solo que con los roles invertidos. E incluso directamente sin campos de concentración, simplemente un exterminio de hematófagos. No deja de ser triste lo mires por donde lo mires.

Espero que les haya gustado.

Sr. Patata.

Nota de la pluma insolente: Mientras editaba la entrada y buscaba algún link relacionado con el autor para ponerlo en ella, encontré un par de post sobre esta novela y sobre el autor que me hicieron pensar que quien nos lo propuso lo hizo por un motivo más allá de querer leer esta crítica.

El autor tenía, hasta hace nada (a juzgar por la fecha de uno de los post que habla de él), un blog sobre críticas literarias bastante cachondo, por lo visto, que tuvo que cerrar por algún tipo de acoso online relacionado con el tono de su blog.

Lamentablemente no hemos podido leer ninguna entrada suya, pero nos ha servido para descubrir un par de blogs de reseñas que nos han gustado, por su tono y por que uno de ellos también critica a escritores noveles, así que los vamos a enlazar porque nos da la gana:

Crítica literaria novel

Biblioteca sin espacio

El jardín de las malas hierbas

Aprovechamos de paso, para mandar un sonoro corte de mangas a los blogs de reseñas vendidos (si, vendidos) que no son más que publicidad encubierta, que insultan y timan a los lectores y les hacen perder la poca fe que pudieran tener en autores noveles y otras gentes que se atreven a escribir sobre algo diferente en lengua castellana. Con vosotros es imposible distinguir la mierda de algo decente. ¡Que os den!, de todo corazón.

6 comentarios:

  1. Si la verdad es que descubrí este blog poco antes de que cerrara el de Monti, estaba súper triste, era mi blogger favorito. Creo que a él le gustará esta crítica (si es que la ve), siempre quiso un comentario negativo de su novela.

    Solo conservo dos entradas que me gustaron mucho, de las más largas que hizo, están en mi cuenta de google drive:

    https://docs.google.com/file/d/0B3VSGqBT6k3XYm1hVklXY0lKN28/edit?usp=docslist_api

    Si la pueden ver me dicen y la subo a otro lado.

    Además de esos que mencionas hay otro blog llamado "El Jardín de las malas hierbas" Búsquenlo, es bastante bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XDD ¡Que buenas! joder, pues que lástima que chapara, ¡¡queremos meterlo en nuestra secta!! En cuanto al blog lo enlazamos también, permanentemente en el lado izquierdo. Un saludo.

      Eliminar
    2. No me puedo creer que a estas alturas haya gente que todavía lee los Ídolos xD
      Gracias a Isis por avisarme. Sabe muy bien lo que me gustan las críticas sinceras, aunque sean malas.
      Podría defender un poco los Ídolos y explicar algunas cosas, pero creo que es innecesario porque la novela es lo que es y no puedo hacer gran cosa para remediarlo. No es un buen libro, pero siempre será el primero y le tengo mucho cariño xD
      Siento que te haya impactado el vocabulario, yo soy así y así es como escribo. Lo de las faltas no tiene perdón, en eso tenéis toda la razón.

      Sólo diré lo que les dije a todos los que me dijeron que era corto y que dejaba muchos cabos sueltos: Podría haber escrito un libro de 800 páginas, pero me sobrarían 700 para hacer lo que realmente quería. No deja de ser la narración de un momento en un lugar, no la historia de los personajes ni del mundo de los hematófagos. Cogí a 5 personas y les hice afrontar un momento, casi a forma de experimento personal, aunque sabía que a muchos no les gustaría.

      Y para terminar quería agradeceros que os pararais a leerlo, aunque haya sido un mal trago para vosotros, estoy muy agradecido.

      Un saludo,
      Monti.

      Eliminar
    3. Y lo van a seguir leyendo mientras yo los siga obligando!

      OMG Monti dijo mi nombre de nuevo

      http://data.whicdn.com/images/65539762/large.gif

      *Huye*

      Eliminar
  2. Que no se "frunce el ceño" joder! XDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La RAE dice que si: http://lema.rae.es/drae/?val=fruncir

      De todas maneras yo siempre me imagino a alguien con aguja e hilo plegandose la piel del ceño a base de puntadas... un dia tengo que dibujarlo...

      Eliminar

¿Vas a dejar esto sin réplica?