viernes, 6 de febrero de 2015

Crítica de Los despertares de Cora de Max Piquer por Lectora Voraz

El cuento breve "Los despertares de Cora" de Max Piquer es el claro ejemplo de lo que no debe hacerse al escribir.



Empecé la lectura con mucha expectativa, pero no duró mucho. Rápidamente la decepción llamó a mi puerta ya que la historia es el típico cliché donde la chica pobre con una vida problemática se enamora del millonario sexy y solitario y viven felices.

No crean que mi descripción es breve, estoy contando toda la trama. Lo único que puedo agregar es que en teoría es de género erótico… en teoría, ya que en una sola oportunidad se presenta una escena de sexo, lo demás es una mujer mirándose las tetas.

La narración es simple y carente de edición. Una gran cantidad de errores de tipeo, faltas ortográficas y más, se ven en esta breve historia.

Hasta la mitad de la narración es algo simple pero ordenado, donde se describe bien a Cora, la protagonista, pero al empezar el desenlace de los acontecimientos el relato pierde calidad y claridad sobre todo.

Lo que más me sorprendió es el final de la historia. Sinceramente tuve que leerlo cuatro veces para comprenderlo. Y como sigo sin entenderlo, vean ustedes mismos la causa de mi desconcierto:

Un mercedes negro de pronto se cruzó en mi camino y cuatro tipos salieron veloces de su interior esgrimiendo pistolas en las manos con actitud más que amenazante. Quise volver hacia atrás pero los que me perseguían me lo impidieron. Uno de ellos me golpeó y me vi en el suelo. Cerré los ojos, estaba seguro de que todo había acabado ya para mi. Y entonces, mi queridísima Cora, ocurrió algo extraordinario. Desde el frío pavimento vi los pies descalzos de mis verdugos. Elevé muerto aún de miedo la vista y ¡No podía dar crédito a lo que veía! ¡Todos estaban totalmente desnudos! ¡Sii!! ¡En pelotas! Jajajaja ¡¡Entièrement nu!! ¡¡Sus ropas se habían esfumado!! Se miraban unos a otros con la expresión desencajada, alguno de ellos, aturdido y confuso se reía de los demás con esa risa histérica,bobalicona que surge de lo inexplicable... hasta que se percataba de que también él lucía como Dios le trajo al mundo. La confusión entre los matones era total. Yo seguía en el suelo alucinando también hasta que una suave mano femenina tomó la mía y con una delicadeza indescriptible me puso en pie sin apenas esfuerzo por su parte. Era ella, Elsa, ¡La chica de la barra de la cafetería!

Si alguien tiene la gentileza de explicarme, ¿cómo y porqué quedaron desnudos tan rápido? ¿Por qué aún estando desnudos lo dejaron escapar con esa chica rara? Sepan disculpar, pero es lo más ridículo e incoherente que he leído en años.

Sin duda, la historia, de haber tenido un poco más de esmero, habría sido aceptable, pero sólo es una fantasía sin imaginación escrita por un hombre mientras hacía uso del sanitario.

Mi opinión: no gaste un centavo en esto.

Lectora voraz

6 comentarios:

  1. Jajajajaja!!! Que buen final!! (Es coña) no tengo ni idea, lo tengo pendiente para reseñar (lo tengo porque hubo un día que lo puso free en amazon) pero esta bien lejos de la lista.
    No me corre prisa leer jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, si lo lees algún dia y secundas nuestra opinión siempre puedes poner en Amazon lo malo que te ha parecido, así le evitas este sufrimiento a otra persona. Seria muy solidario por tu parte.

      Eliminar
    2. Jajajajaja eso si llego a secundar lo que decís.
      Pero también podríais ponerlo vosotros en amazon XD

      Eliminar
  2. WTF! Jajajaja, pero no puedes negar que el final es inolvidable.

    Tal vez la tal Elsa era hechicera y los dejo desnudos (?).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O llevaban ropa de striper, de esa que va con velcro y se quita de un tirón, super útil si eres un matón con pistola.

      Eliminar
  3. jajaja épico final, lo que me pregunto es: si estaban desnudos, ¿dónde llevaban las pistolas?

    ResponderEliminar

¿Vas a dejar esto sin réplica?