martes, 27 de enero de 2015

Crítica de El monte de la bruja de Emilia Serrano, por Gran WYRM Sylvanllitham


Me dispongo a hacer la crítica para la breve (no lo suficiente) novela juvenil “El monte de la bruja”:


"Maca y Santi sufren una calamidad en su vida cotidiana peor que el meteorito que extinguió a los dinosaurios. Tienen que abandonar sus amigos, sus juegos, su vida para trasladarse de una gran ciudad a un pueblecito perdido entre montañas; allí se encuentran con un lugar extraño donde no conocen a nadie y ante ellos se abre un futuro problemático y muy, pero que muy aburrido o eso creen ellos hasta que tropiezan con Piruja y su gato." (Sinopsis de la autora)



Antes que nada, la historia es más que predecible y con ello decir que la autora ha tenido una originalidad desbordante: nula. Al leer no hay nada que me diga: “¡Quiero seguir leyendo!” No, es más, me hace tirarme a los brazos de mis apuntes de clase.

El uso del lenguaje es demasiado estúpido. Si lo que quería era acercarse a los más pequeños no hacía falta usar tantísimos diminutivos y expresiones tan sumamentes simples y repetitivas como (‘SPOILER’: “Había una quietud tan grande, tan grande, que ni se oían trinar los pájaros”, “(...), aunque era un pueblo tan pequeño, tan pequeño, que las afueras y calle principal estaban juntas”): los infantes no son lerdos, por mucho que la sociedad quiera volverles así e incluso algunos tutores.

El primer párrafo del segundo capítulo tiene una pinta de forzado que tira para atrás. Por no hablar de esas llamadas de atención, esos “¡Ah!” y semejantes que aparecen de la nada en plena narración que me hacen preguntarme si tiene algún tipo de trastorno o qué; porque sí, las llamadas de atención al lector están muy bien, unas pocas... si eso. Pero se siente generosa, por lo visto, y nos deleita con un amplio -en cuanto a cantidad y no en variedad (recordemos que le gusta la repetición)- repertorio de este recurso. Aunque quizás es una llamada para ella misma, para centrarse en la historia porque incluso a ella le entran ganas de estudiar sus apuntes de clase. Y por favor, los símiles son, en su gran mayoría, como chistes malos.

En mi opinión y supongo que en la de muchos seres, en cuyo caso alguien más se haya adentrado en esta apasionante historia, denominar “tontas preocupaciones” a las preocupaciones que unos pueblerinos tienen por unos niños menores de edad que se han perdido en una zona totalmente desconocida para ellos es, cuanto menos tonta, en todo caso es más bien lógica. (Ahora que si para la autora lo lógico es tonto...).

Hay momentos que, verdaderamente que parece que la lógica se ha ido de vacaciones, cuando expone cosas como “razonó desde sus nueve años” cuando se trata de un niño que tiene nueve años. Me parece imposible que pueda razonar desde años que no ha vivido. Podrá tener mayor o menor madurez, pero los años son años.

Decir además que la autora tiene una obsesión por el punto y coma, que ya le podría dar a él esas vacaciones que le ha dado a la lógica de ciertas partes ya nombradas del cuento (y otras más que hay). Muchas veces la presencia de este elemento en una misma línea, francamente, hace que pierda todo el sentido posible que pueda tener. A la autora no le agrada la lógica por lo que veo.

Cuando iba por la tercera página de la historia ya sabía con toda seguridad cómo iba a acabar, y cuando dice cosas como: “Pero, ni aunque os diera pistas, podríais imaginar qué hizo”, os garantizo que si os adentráis en esta lectura sabréis qué es lo que hizo cuando lleguéis a esa parte. Porque la trama es aburrida al no sorprender absolutamente nada. Es como si se hubiera leído un montón de cuentos y se hubiera limitado a imitar penosamente esa estructura.

A medida que avanza la historia a partir de la segunda mitad del tercer capítulo la redacción mejora- ¡Ojo! La redacción que no la trama- , y al mismo tiempo las erratas o ya simplemente las faltas ortográficas van en aumento. La historia como digo es más bien sosa, pero de alguna manera como si ella misma lo supiera de antemano (que de ser así podría haber empleado su tiempo en otra labor) le introduce valores morales como tratando de que tenga algo de jugo. Porque lo único que salvo de la historia son algunos de estos valores y la descripción de los paisajes, que al menos te lleva a ellos. Aunque claro, al mismo tiempo también huelo un tufillo de hipocresía, se queja de que unos prejuicios nos nublan las percepción y al paso va añadiendo más y más.

Por último decir dos cosas: Primero; que yo sepa el lugar en el cual nació Jesús o al menos estuvo según la Biblia, se llamaba Belén, y no Belem que está en Brasil. Y, segundo; le aconsejo a la autora de esta... novela que se lea la gramática española y las características de todas las formas del discurso, le hará bien.

Sin más preámbulos:
Gran WYRM Sylvanllitham

14 comentarios:

  1. Pues me pareció, en primer lugar, desatinado el decir "el uso del lenguaje es estúpido" (¿Y por qué es estúpido? De lo que entendí, y tuve que sacar mis propias conclusiones, la autora probablemente está subestimando la capacidad de apreciación literaria de los niños y se va por fórmulas de escritura establecidas para la literatura infantil, esto es claro, una suposición) , de ahí sentí que la crítica iba a hacer lo que toda la gente cree que debe hacer una crítica: destruir en un afán de tener la razón, cuando la verdadera crítica, la que se ejerce a capa y espada, es tener una opinión y argumentos que la sostengan, ir de golpe con una palabra tan soez me hizo esta revelación. Aún así seguí leyendo y siguieron los juicios agresivos y más bien subjetivos; en realidad no pude converger mucho con lo que señalas porque no te molestas en hacer una breve (aunque sea) reseña de lo que trata el libro, ni siquiera me dices datos relevantes como: editorial, año de publicación, número de hojas, en fin, creo que para ser la primera deja mucho qué desear. Para la próxima te recomiendo: 1) reseña breve de la trama de la novela, no sólo decirme que la trama no evoluciona, vas a presentarme el libro en parte, no sólo vas a hacer una carnicería con él, 2) decirme por qué es malo usar tantas veces el punto y coma, no sólo señalar que hay muchos y porque hay muchos es malo, ¿cómo que ahí también hay errores de lógica? Y al parecer manejas muy bien la lógica, ya que lo repites tanto en el texto. 3) tener una opinión formada a partir de una hipótesis que vas a desarrollar poco a poco, hay muchas maneras de iniciar una argumentación. Incluso para ser insolentes, se debe tener cierta gracia (y capacidad para analizar, además de unos cuantos conocimientos en teoría y otras áreas) y no sólo el escarnio.

    Ahora, coincido, aunque esto fue una reflexión que obtuve duramente de tu texto, en que la literatura infantil es difícil y caemos en ciertas fórmulas de escritura que pensamos infantiles y resultan más bien pueriles, también no ejecutamos con naturalidad el habla o las decisiones de los niños ni podemos atinar a una psicología infantil verosímil (por ahí te quejas del verbo razonar). No obstante, disfruto muchísimo de leer literatura infantil y reconozco que es difícil de escribir, más cuando quieres introducir temas tabú para los niños, como lo es la muerte, pero se han conseguido escribir libros bellisimos y los autores poco a poco avanzan y dejan de pensar ingenuos a sus lectores. También te sería de utilidad leer algo de teoría sobre esta literatura para que tengas más armas con las cuales abordar un texto, además del ánimo destructor, recomiendo "Historia portátil de la literatura infantil". También te recomiendo la lectura de El pato y la muerte, mi libro para niños favorito (y yo diría que para cualquiera). Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, ¿cómo que “¿y por qué es estúpido?”? Me parece que hablo bastante claro y con un lenguaje lo suficientemente sencillo sobre por qué me parece estúpido el uso de una narrativa pobre en sinónimos, por lo tanto repetitiva (lo que lo hace cansina y que no despierte gana de seguir leyendo), llena de diminutivos. ¿Establecidas por quién son esas fórmulas para la literatura infantil? No hay normas para la literatura hacia ninguna edad. De hecho, verdaderamente la literatura en sí no tiene distinción de público, es algo puramente comercial. Creo que usted está suponiendo más de la cuenta, con “destruir en un afán de tener razón”, pongo mi crítica con argumentos claros sobre por qué me parece algo de una forma o de otra. Tengo una pregunta: ¿Usted ha leído la entrada o se ha dedicado a leer al azar palabras y a decir luego lo que le parece? ¿Qué hay de soez en “lerdo”? ¿Preferiría “faltos de la capacidad de apreciación literaria”?

      Tienes razón no hice ninguna reseña pero por el hecho de que me pareció tan transparente que era imposible que no destripara el final reseñando la historia. No digo datos relevantes como: editorial (porque no tenía ni la más remota idea), año de publicación (volvemos a que no dijo nada su autora cuando dio con nosotros), número de páginas (en según qué plataforma variaba el número total de páginas, en el móvil eran unas 77 páginas, en el ordenador 66 páginas).

      Gracias por esas recomendaciones pero: Para la siguiente hay reseña de la historia, ya que con la reseña no hay posible descubrimiento anticipatorio con ella, como en esta. ¿Quiere usted que me guarde que la trama es plana? Eso no es para nada bueno, ni para la autora ni para nadie. Cito textualmente lo que he puesto en la crítica ya que por lo visto no se la ha leído si me pide que le explique por qué es malo usar tanto punto y coma: “Muchas veces la presencia de este elemento en una misma línea, francamente, hace que pierda todo el sentido posible que pueda tener”. ¿Por qué rompe la lógica? Muy fácil porque los signos de puntuación sirven para aclarar, para pausar, no son simples adornos, que se ponen porque quieras. Si escribe; así; todo el tiempo; verá cómo de pronto; algo falla ya que nadie dice las cosas así; ni se escribe en ningún libro categorizado como cuento infantil. Si quiere le hablo de raciocinio, sentido, coherencia y cohesión, pero prefiero que todo el mundo me entienda cuando escribo. Usted me dice “tener una opinión formada a partir de una hipótesis que vas a desarrollar poco a poco, hay muchas maneras de iniciar una argumentación”, si tanto se cree esas palabras aplíquese el cuento pues, que empezó argumentando suponiendo.

      Tengo esos conocimientos unos muy buenos por cierto. Y no entiendo porqué se ha de generar esos temas tabú ni para niños ni para nadie. Si bien es cierto contarlos con cierto tacto, pero son niños que crecerán y serán adultos, y los tabús, solo crean opresión e inseguridades.

      Yo le aconsejo que lea a Tove Jansson, es mi escritora favorita de cuentos infantiles, verá que nada de tabús, es delicada, elegante y no usa redundancias, sus lecturas son fáciles, entretenidas, llenas de valores.

      Att: Gran wyrm Sylvanllitham

      Eliminar
    2. Pues querido autor, esta fue la única aclaración que hizo sobre el lenguaje: El uso del lenguaje es demasiado estúpido. Si lo que quería era acercarse a los más pequeños no hacía falta usar tantísimos diminutivos y expresiones tan sumamentes simples y repetitivas como...(sic). Me tomé la molestia en leer todo su texto, y sobre las normas, no las hay como tal, surgen en la medida en que los escritores buscan imaginarse a su público, como bien señala Evelyn Arizpe en este artículo que le dejo para que aprenda un poco sobre lo que es argumentar y expresarse: http://gacetafrontal.com/2015/01/28/especial-literatura-infantil-y-juvenil-entrevista-con-evelyn-arizpe/ . Para la próxima, espero consiga demostrar sus conocimientos, porque aquí yo sólo descubrí un afán carnicero por destruir un texto, por más malos que puedan ser, tiene que haber un aspecto positivo.

      Arely Jiménez

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que a mí me parecen irrelevantes tanto si son 100 como 200 páginas, la editorial o el año de publicación. Eso es innecesario. Lo que yo busco en una reseña es algo que impulse a invertir mi tiempo en leérmela. Y después de leer ésta no necesito saber más. ¿Acaso la habría mejorado saber que tiene 100 páginas, o que es de Espasa? Si la historia despierta esa impresión u opinión, no la podemos coger con el crítico, pues uno no ha de ser Quevedo para poder hacer una crítica. Basta con leerse el libro. Advierto bastante cultura a la hora de expresarse así que no creo que sea la persona equivocada, o que no entienda el género; más bien noto una falta de deportividad a la hora de aceptar y asumir que se pudo hacer mejor. Es una crítica, una sola crítica. Lo bueno es que no se volverán a cometer los mismos errores de nuevo ¿no? A no ser que la autora se lo haya llevado a lo personal y deje de escribir, o peor, que siga haciéndolo como hasta ahora. Desde que decidimos poner las obras al alcance de cualquiera nos exponemos a que nos lleguen aplausos y bofetones. GWS podía haber dicho que era una soberana mierda, pero argumentó y dejó claros los puntos flojos, que al fin y al cabo son los que debe mejorar. Abramos la mente un poco y aprendamos, que de eso se trata.

    ResponderEliminar
  4. Creo que hay dos tipos de críticas: las constructivas (que pueden ser tanto positivas como negativas) y las destructivas. Esta pertenece sin duda al segundo grupo. Sarcasmo hiriente, faltas de respeto (lo de que la autora debe de tener algún tipo de trastorno... sin comentarios) debo de ser una persona con muy poco sentido del humor seguramente, pero ese tipo de comentarios (y otros más "suaves" como "En mi opinión y supongo que en la de muchos seres, en cuyo caso alguien más se haya adentrado en esta apasionante historia" o "le aconsejo a la autora de esta... novela") lejos de hacerme reír o pensar cuán avispado o leído es el crítico en cuestión, me hace perder las ganas de seguir leyendo la crítica. Creo que es el escarnio por el escarnio, y eso nunca me ha parecido divertido.

    Supongo que el blog se llama "La pluma insolente" por esa razón... una lástima, porque seguramente tienes argumentos de sobra para hacer esa misma crítica de manera constructiva y que hasta parezca una crítica educada. Y con eso no quiero decir que no tengas razón en tus argumentos, posiblemente los tienes. Ninguna novela es perfecta, y menos cuando alguien empieza... y justo por eso creo que el que tú has usado no debería ser nunca el tono de una crítica.

    Sin embargo considero que hasta de las críticas más groseras se puede sacar algo bueno... espero que sea el caso de la autora. Que se quede con los argumentos y obvie las (poco acertadas) formas.

    Un saludo

    Stefanyy

    ResponderEliminar
  5. Qué pena. Pensaba que este blog sobre críticas de autores nóveles sería interesante, quizás sarcástica, pero inteligente. Lo que veo aquí es una falta de preparación impresionante para una persona que se atreve a hacer una crítica.

    Me pregunto, ¿cuántos de los "críticos" aquí se atreverían a escribir una novela, un cuento, etc.? Pareciera que la frustración, una que viene desde las tripas, les hace escribir esto, y peor aún, les hace creer que es gracioso y original cuando, seguramente, a los únicos a quienes les da gracia es a los autores de este blog.

    Ni siquiera Crepúsculo o Cincuenta sombras de Grey son completamente malas. Que el gusto del público siga ciertas tendencias es una cosa, pero, sabiendo que las novelas son malas, nadie debiera decir que son "una mierda" (gran argumento para adjetivizar una obra).

    En fin, pensaba seguir este blog, pero luego de lo que acabo de leer, la verdad, lo que provoca es agarrarlos a zapatazos por malos (no de maldad, sino de incompetencia).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todos los críticos son malos (?). Pero piénsalo, nos envían cualquier cosa y hay veces donde cuesta demasiado encontrarle algo decente y bueno.

      Eliminar
  6. ¡Oh! por favor, por favor, señor Anónimo denos clases de crítica. No podemos vivir sin la aprobación de alguien tan leido, valiente y poco rencoroso como usted.

    ResponderEliminar
  7. Vivimos en una sociedad tan absurda que cuando alguien crea un blog y se ofrece a hacer crítica a todo el que desee enviar su obra, de forma gratuita y dedicando su esfuerzo y su tiempo a ello, a cambio recibe ataques cargados de rencor.

    Así de estúpida e incoherente es la mediocridad. Incluso ante una crítica concienzuda, dura pero respetuosa y bien trabajada, se reciben ataques infundados.

    Sólo leyendo las cuatro líneas de la introducción del relato se pueden ver las carencias literarias y gramaticales de la autora, así que no quiero ni imaginarme el resto de la obra. No me vale que "sea para niños". Bueno, si queremos crear niños estúpidos e incultos, sí serviría.

    Como digo, la gente mediocre es muy orgullosa y muy poco autocrítica. Hace poco se me invitó a abandonar un grupo de Facebook de microrrelatos. El motivo fue que se me ocurrió comentar varios de los textos que había allí colgados, los cuales, dicho de paso, eran muy muy mejorables a mi criterio. El resultado fue que se me lanzaron al cuello como hienas y que fui invitado a marcharme, ya que "rompía la armonía del grupo". Eso sí, la retahíla de halagos vacíos que adornaba cada texto era intocable.

    El mediocre parece tener pánico de que alguien le haga ver sus limitaciones y raramente hace autocrítica. Prefiere justificar su falta de talento haciendo malabarismos o atacando al crítico, en lugar de aceptar sus errores y a partir de ahí, mejorar.

    Parece que hay gente que expone su obra sólo para recibir halagos vacíos con los que rellenar su ego.

    ResponderEliminar
  8. Buenas tardes. Lo primero decir que soy uno de los auotres que ha enviado su primer trabajo al blog (esperando impaciente la crítica) y después de leer las dos "reseñas" hechas y sus comentarios( he visto que hay una tercera pero aún sin comentarios) voy a decir dos cosas:
    1- Es cierto que puede que los componentes del blog se pasen un poco en las formas, aunque seguro que si la crítica fuera positiva el autor estará encantado. incluso en el caso de que una obra sea mala, hay detrás mucho tiempo por parte de su autor y puede que a algunos les desanimé leer algo así. NO LO HAGAIS Y SEGUIR ESCRIBIENDO DIGA LO QUE DIGA NADIE. Es de lo que se trata, de mejorar e intentar llegar a más personas.
    2- También es cierto que hay demasiados egos por el mundo, en autores noveles que se creen el nuevo escritor de moda y eso me jode más todavía que una crítica que pueda considerarse mal hecha o faltando el respeto (opinable)
    Y digo esto por comentarios que se escudan en "anónimo" para hacer creer que la novela realmente es lo mejor que se escribio en años. Creo que aquí estamos todos para aprender, tanto el reseñador como el escritor y saber sacar algo positivo de todo. Seguro que de la peor crítica que se pueda hacer de un libro, el autor podrá ver en lo que debería mejorar.
    Ahora, antes de que(si es que la gente lee todo el comentario) empeceis a decir que me escudo también en "anónimo", decir que mi nombre en Jesús Cernuda y que espero impaciente la crítica de mi primera historia; sea buena o mala, regular o incluso vomitiva(la crítica, porque mi novela es la mejor del mundo mundial), sabré reirme y ver en ella algo de lo que aprender. Eso si, que sepais que me voy a quear con vuestra cara JEJEJEJJEJE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es fácil, cara tenemos más que espalda, Jesus.

      Eliminar
    2. No quiero hacer de abogado del diablo, pero es cierto que se dice que hay demasiados punto y coma y no se muestra ningún ejemplo, como para que el lector concuerde o discrepe.¿O hay que creer ciegamente en el juicio del crítico?

      Eliminar

¿Vas a dejar esto sin réplica?